BIENVENIDO NAVEGANTE A ESTE LUGAR PERDIDO DE MI GALAXIA

domingo, 10 de septiembre de 2017

Vuelta al Pasado





Desde muy jovencita sentía fascinación por los alos 40...No sé por qué  esa época de la *avant guerre con todo su entorno producían en mí una extraña atracción...Por eso, cuando me invitaron a aquella convención sobre esa época,  estuve encantada de asistir.... En los días precedentes al evento, me dediqué a confeccionarme un vestuario *ad hoc a la situación, pués era requisito indispensable ir vestida a la moda de esos años..Así que consulté viejas revistas y con la ayuda de una hábil  modista, estuve convenientemente arreglada el día de la partida...Tengo que confesar que disfruté mucho ponerme en la piel de una mujer de ese tiempo; cambiando mis hoscas zapatillas por tacones  y mis desteñidos jeans por deliciosas sedas  y plumas...Y al fin al verme en el espejo me sentí más femenina que nunca...Ya pués lista y con mi nueva personalidad, aterricé en aquella isla y para mi deleite fuí recibida por un obsequioso caballero al volante de un precioso *"Mercury" verde de dos puertas...Me sentí en la gloria y más aún cuando llegamos al hotel y todo parecía sacado de un viejo film de esos tiempos.. Esa noche hubo una deliciosa una cena de bienvenida y me tocó tener como compañera de mesa a una curiosa dama, ya entrada en años, que me habló todo el tiempo de lo desdichada que había sido en su reciente o no tan reciente relación amorosa, pues ya habían pasado diez años de su separación, pero el malvado hombre aún la perseguía, acosándola constantemente....- Y hasta acá me ha seguido el desdichado- Terminó diciéndome...
Cansada por el viaje y por la cháchara de mi ocasional amiga, me retiré temprano a mis habitaciones y dormí de un tirón hasta la madrugada, en que sentí mucho movimiento en el pasillo y me levanté para averiguar de qué se trataba..Y cuál no fué mi sorpresa al encontrarme con un grupo de adormiladas personas, rodeando el cuerpo ensangrentado de un hombre ..En las horas que siguieron el lugar se volvió un caos, con la policia dando vueltas y el evento casi paralizado....Por uno de los conserjes me enteré que mi acompañante en la cena había sido detenida, como presunta autora del crimen, ya que la victima era nada menos que su ex esposo.. Creyendo que la policia estaba en lo cierto,  pero sintiéndo que  habían ciertos detalles que no terminaban de convencerme; traté de acercarme un poco al inspector encargado de la investigación,  pero lo único que saqué en claro fue  que habían mandado analizar el cuchillo que encontraron clavado en el estómago de la victima ...Ya en tardecita y luego de un frugal almuerzo, decidí olvidar el asunto y disfrutar un poco del resto del viaje...Aúnque pensándolo bien, este había sido un éxito, porque hasta asesinato había tenido....Era como estar en una novela de *Aghata Christie...Con todas esas sensaciones y pensamientos en la cabeza, me senté en una poltrona en el jardín respirando el aire fresco de la tarde y disfrutando del hermoso paisaje; pero de pronto, una voz chillona de niña me sacó de mi paraiso... Un poco fastidiada voltée y me fijé en aquel personaje, que hasta ahora había pasado desapercibido para mí..Y no era de extrañar,  con lo poco afecta que yo era a lo niños;  salvo a mis hijos, a los demás apenas si les prestaba atención....Pero esta vez, sí me fijé en la pequeña pecosita que abrazaba amorosamente una muñeca de trapo ..Ella también se me quedó mirando y con un hola inició una conversación conmigo...Me contó que su muñeca se llamaba Mimí y que en la noche en el ascensor, un hombre malo se la había querido quitar...De repente, sorpresivamente la mano de su nana le tapó la boca y se la llevó presurosa...Antes de que se alejara, me fijé que tenía unos guantecitos muy coquetos de encaje que me hacían adios.....Esa noche luego de cenar en el comedor me fuí a preparar mis maletas, no sin antes enterarme que la presunta sospechosa del crimen había sido liberada por falta de pruebas. El cuchillo no tenía ninguna huella y en el último momento había surgido una testigo,  que afirmaba haber pasado toda la noche con ella..Y era nada menos que la nana de la niñita...
En mi viaje de regreso a casa, para sorpresa y asombro mío, se sentó junto a mí la mismisima dama inculpada del asesinato del hotel, que muy contenta me contó que una mano divina al fin, la había liberado de aquel malvado hombre...Y con su voz chillona me contó que:
- Tuve la suerte que esa bendita mujer, sí la ama de aquella niña, dijera que estuvo conmigo...Imaginese la policia me creía culpable..Y por cierto que niña tan extraña la que cuidaba; figúrese que siempre llevaba un cuchillo entre sus ropas y parece que ni la nana lo sabía; pero al fin de cuentas, nadie se fija en los niños y mejor que el inspector no nos oiga jajaja - terminó diciéndo la mujer antes de bajar del avión....


* antes  de la guerra (1940)
*a este efecto
* marca de autos de lujo perteneciente a Ford Motor Company
*novelista de género policial

Ilustración de mi autoría

jueves, 7 de septiembre de 2017

La Amenaza




La eterna ciudad luz me sonrío de nuevo ese amanecer y volví a recorrer sus centenarias callecitas con el mismo sentimiento de nostalgia y tristeza de siempre. No sé por qué  sus añejas construcciones siempre producían en mí esos sentimientos sombríos y melancólicos.
Pero ahora debía dejar de lado todos esos pensamientos y concentrarme en la tarea que me había traído tan lejos de mi hogar.
 Y fue así como,  casi sin darme cuenta y después de deambular sin rumbo por aquella parte de la ciudad,  llegué a aquella lúgubre tiendecita perdida en entre arbustos  y matorrales al borde del río...*Livres d'occasion- -rezaba el cartelito en la entrada... Curiosa empujé la ligera puerta de cristal y el sonido de una campanilla  rompió el silencio abrumador de la estancia, donde unos enclenques estante apenas sostenían polvorientos volúmenes..Un viejecito se me acercó obsequioso
.¿.En que puedo servirla  *madame?
¿Busca algo en particular?.
.Al escuchar la voz quejumbrosa del anciano sentí unos deseos locos de salir corriendo de aquel lugar,  pero algo me detuvo..Fue una mirada insistente desde el fondo de la tienda, o diría más bien unos ojos flotando en un cuerpo diminuto...El hombrecito, se me acercó con paso ligero  y me dijo casi en un susurro..Sé lo que está buscando madame...Venga conmigo...Y como si de pronto mi voluntad se quebrara, como si ya yo no fuera la misma, sino solo  un autómata;  lo seguí  por tortuosos y oscuros lugares  hasta la entrada de una destartalada construcción;  que extrañamente por dentro lucía nueva y espaciosa..Una luminosa sala nos recibió, al centro de la cual  pendía una esfera de mil colores que parecía suspendida en la nada ... Atraída por su  luz cadi  hipnotizada me le acerqué y ya casi cuando la tocaba, todo se oscureció a mi alrededor y el piso cedió a mis pies y  me perdía en un pozo sin fondo una cuando voz me rescató....
-* Madame se encuentra bien- Me dijo
Mis ojos empezaron a percibir la  luz y poco a poco,  fui distinguiendo todo a mi alrededor y vi la cara arrugadísima del librero que me miraba con preocupación...Desconcertada me encontré de nuevo entre las polvorientas repisas de la librería, sin comprender nada de lo que había sucedido.
¿Qué estaba pasando?...¿Había soñado todo eso? ¿Acaso lo había leído en uno de esos viejos libros?
Más confundida que nunca salí de aquel lugar y pasé el resto del día tratando de entenderlo todo, sin sacar nada en claro.. Ya en la noche, regresé a mi hotel y me eché sin más sobre la cama, para dormir un sueño pesado y lleno de inquietudes...Me desperté casi al amanecer más cansada que nunca,  pero con una idea fija en la cabeza..Volver a la librería.."La clave de todo está en ese lugar"..me dije. y con ese pensamiento, volví  esa mañana a la librería, pero esta vez la encontré cerrada y con un cartel en la puerta que decía: " Cerrado  hasta nuevo aviso" ...
Sentí que me encontraba otra vez en un círculo vicioso y que las respuestas se me  escapaban de las manos...Más desanimada que nunca  me senté en una banqueta  frente a la librería y medio adormilada perdí la noción del tiempo....Cuando salí de aquel trance, ya era avanzada la tarde y un vientecito helado me golpeaba la cara...Ya estaba para irme, cuando vi a un hombrecito pequeño, casi una sombra con ojos, cruzar entre la arboleda y entrar a la tienda de libros...Intrigada y sigilosa lo seguí y empujé la puerta encristalada tras él...Lo busqué con la mirada en la semioscuridad y lo distinguí junto a un voluminoso libro...De pronto vi como lo abría  y como por arte de magia desaparecía entre sus amarillentas páginas....Dispuesta a no perder está vez la pista, yo también traté de entrar en el libro y para mi asombro, de repente me encontré en la misma sala iluminada con la esfera de mil colores al centro de antes; solo que está vez habían varios de esos extraños  hombrecitos a su alrededor..Sin pensarlo dos veces volví sobre mis pasos, salí del libro y corrí hacia la puerta...
Y con la idea de librarme de una vez por todas de aquellos hombrecitos misteriosos y de su amenaza; saqué unas cerillas de mi bolsillo y prendí fuego a aquel lugar...
Y así mientras me  alejaba de todo eso,  me sentí libre de nuevo..

*libros usados
*señora

Ilustración: composición fotográfica de mi autoría

viernes, 24 de febrero de 2017

La Cueva






Desde mi llegada a las islas, el calor abrasador me había sumido en un estado de semi-inconciencia tal, que pasaba todo él día aletargada en un sillón,  sintiendo que la vida se me escapaba en cada gota de sudor que chorreaba por mi piel. Al final del día, en la nochecita,  nos inundaba un airecito fresco, entonces   mi cuerpo revivía como el ave fénix y escapando de aquella prisión corría a la playa. Ahí me deshacía del resto de trapos que me ahogaban y me zambullía en el mar, dejándome llevar por una voluptuosa sensación de placer y frescor…Esa noche  como las anteriores,  pasé mucho rato meciéndome entre las olas y sin darme cuenta me alejé más de lo acostumbrado de la playa y de pronto me encontré frente a unos islotes  hasta ahora desconocidos para mí…Eran apenas un montón de rocas pero a la luz de la luna me parecieron extrañamente misteriosos, más aún cuando me acerqué y vi que emanaban una especie de vapor azulado. Llevada por la curiosidad decidí investigar un poco más el lugar y fue así que me encontré caminando con dificultad entre las rocas... La superficie lisa y mojada del islote y mis pies desnudos me dificultaban el andar, más aún cuando a ratos  me encontraba con algunas puntas filosas que amenazaban con cortarme la piel.   Pero, aún así continué mi investigación y no sin dificultad llegué hasta la entrada de una especie de cueva… Me asustaba un poco la idea de adentrarme en aquel lugar y ya estaba por volver sobre mis pasos, cuando vi que por una pequeña abertura lateral salía más de ese humo azulado.. Qué sería todo esto?- Me pregunté a la vez que mis pies pisaban el umbral de la cueva. Entonces, una sensación rara me invadió, sentí como si todo el interior de la cueva palpitara como un ser vivo y el piso blandengue acentuó más la sensación de estar dentro de algo o alguien desconocido…Asustada quise salir de allí, pero con asombro vi que la abertura de la cueva se cerraba abruptamente y me dejaba en la total oscuridad…Sin saber que hacer y temblando de miedo fui tanteando las paredes;  instintivamente buscaba otra salida, pero mis dedos se  hundían en algo viscoso y pegajoso y casi no avanzaba…. De pronto un fuerte olor acre y nauseabundo me golpeó y perdí la conciencia...No se cuánto tiempo  estuve así pero cuando desperté me encontré tirada entre las rocas bañada en una especie de líquido viscoso y no había ni rastros de la dichosa cueva ni de aquella especie de colina que la sustentaba…Aún temblando de miedo, me arrastré como pude hacia el mar…..En los días que siguieron presté mucha atención a los lugareños a ver si escuchaba algo sobre la dichosa cueva, pero nada llegó a mis oídos… Así pues, llena de dudas y curiosidad,  regresé a mi ciudad y me inserté en mi vida cotidiana sin pena ni gloria…. Pero a veces, cuando la luna está en su apogeo,  extrañamente sueño con aquella cueva y veo como aquel inmenso ser y la cueva entera son devorados por mí...


Ilusración: Pinterest

jueves, 2 de febrero de 2017

El extraño caso de los mangos voladores





Cuando desperté sentí el olor de los mangos. Ese perfume embriagador, de la no menos embriagadora fruta, inundaba toda la casa y nos transportaba a idílicos lugares de nuestra memoria. Pero al final de la semana ya empezamos a estar un poco hastiados de tanto olor y sabor. El árbol que había plantado la abuela en el jardín, nos había deleitado durante décadas con sus frutos, pero nunca con tanta fuerza como ahora; así que decidimos compartir nuestra suerte con los demás y empezamos a llenar cestas y cestas, para repartir entre familiares y amigos. Terminada nuestra tarea y un poco aliviados de tanto olor y sabor,  continuamos con nuestra vida. Pero a los pocos días, extrañamente, el árbol amaneció lleno de frutas y el riquísimo aroma de los mangos volvió a inundarnos. Fue entonces que a la tía Eulalia se le ocurrió preparar unas deliciosas compotas con su ingrediente secreto y venderlas. -ya que si la naturaleza nos beneficia, por qué no aprovecharlo- Nos dijo mientras sacaba sus cacerolas y demás artefactos, para poner manos a la obra. Así fue como, al cabo de unos días nos vimos llevando las compotas a todas las tiendas de los alrededores y dejándolas en consignación.... Pasaron los días y ya casi nos habíamos olvidado de las famosas frutas cuando tocaron a nuestra puerta y al abrir nos topamos con unos rarísimos y furiosos personajes -Esto nos ha pasado por comer sus confituras!!- Nos dijeron mostrándonos sus pies atados a gruesas piedras y luego de tirar las piedras en nuestra ventana se fueron volando...Sin poder creer que las confituras tuvieran tan mal efecto en la gente, le preguntamos a la tía qué ingredientes le había puesto a sus confituras, a lo que extrañada nos contestó que sólo la pulpa de los mangos -que dejé cortadas para preparar la confitura y fíjense que al día siguiente amanecieron, como por arte de magia, ya listas en los frasquitos. No dije nada porque creí que uno de uds. las había preparado por mí, para ahorrarme el trabajo. .. En los días que siguieron con tristeza vimos como todas las personas que compraron las dichosas compotas, volaban por los cielos y se perdían para siempre en el infinito... Al siguiente verano cuando el árbol de los mangos volvió a florecer nos cuidamos bien de no preparar confituras ni volver a regalar dichas frutas; solo nos resignamos a comer las que podíamos y dejar el resto en el árbol.....

Ilustración de mi autoría

miércoles, 4 de enero de 2017

Amor Virtual


Elenita terminó de maquillarse y dio una última mirada al espejo antes de ponerse aquel hermoso negligé, que había comprado el día anterior...Luego
prendió la pantalla y empezó a bailar al son de una cadenciosa melodía... Y vio
como al otro lado del ecran, la aplaudían aquellas manos fuertes y bronceadas y las imaginó acariciando su piel; lo que hizo que su danza se volviera más y más intensa... Cuando la música terminó se despidió con un beso volado de su oyente y apagó la pantalla... Entonces algo cansada se  sentó al borde de la cama y un gesto de hastio se dibujo en su rostro.... Habían sido unos meses intensos, llenos de locura e ilusiones, pero ya toda aquella fantasía se diluía entre tanta realidad y empezaba a sentirse como una muñeca vacía en un escaparate...Necesitaba algo más que aquellos encuentros virtuales....Entonces recordó que estaba próxima la fecha de su verdadero encuentro y la idea de verlo en persona, de respirar su aire y al fin tocar aquellas manos que la aplaudían, la animó y borró aquel gesto de fastidio de su rostro...Entonces se cambió de ropa tarareando feliz una canción  y apurada se fue a trabajar... Los días siguientes los pasó más contenta que nunca y hasta se llevó bien con el cascarrabias de su jefe.... Por fin el día anunciado llegó.. La noche anterior había tenido su último encuentro virtual con el hombre de sus sueños...Hermosamente ataviada con un minúsculo bikini de satén y una bata de gasa le dedicó sus últimos momentos y emocionada vió como él enloquecía de amor.... Esa mañana, a la hora acordada, estaba sentada en aquel discreto cafecito de barrio, esperándolo ansiosa... Pidió un capuchino y otro y un vaso de agua y la hora avanzó, pero él nunca llegó... Ya casi al mediodía regresó a su departamento y desesperada se conectó a la red y  se le paralizó el corazón!!,..Un cartelito de servidor no encontrado llenaba toda la pantalla.. No podía creer lo que sus ojos veían y gruesas lágrimas corrieron por sus mejillas... Al otro lado de la pantalla, un viejecito en silla de ruedas, lleno de tristeza la veía llorar y sus arrugadisimas  manos ya no la aplaudían....

Ilustración de mi autoría

lunes, 27 de junio de 2016

La Princesa y la serpiente

Un cuento como los de antes




 Había una vez en un lejano y hermoso país una princesita que vivía muy feliz con su padre, un justo y muy querido gobernante.    
Un día llegó al reino un mago  muy poderoso que inmediatamente se hizo muy cercano al palacio y por ende al padre de Rosita, la princesa… Porque déjenme  decirles que este personaje  además de mago era muy hábil en el arte de la manipulación de las emociones humanas y  fue así que  en un santiamén   puso al rey de su parte para llevar a cabo sus maquiavélicos planes…Ya que el susodicho mago, además de tener ambiciones políticas, tenía ambiciones románticas, ya que desde que vio a Rosita se prendó  de su belleza y así pensó que casándose con ella mataría dos pájaros de un tiro;  convirtiéndose  en  esposo de la princesita y en regente del reino;  por supuesto que primero tendría que deshacerse de su padre, el rey ....Pero no sabía que Rosita amaba locamente a un noble caballero y que con la aprobación de su padre y que pronto se casaría con él… Al enterarse de esto el mago empezó a hilar un plan para llevar a cabo sus ambiciones lo más pronto posible....Para esto necesitaba aislar a Rosita de los demás y asediarla hasta que ella cansada aceptara sus pretensiones...Entonces Yannok , el mago, empezó una campaña de desprestigio en contra de la princesita  haciendo correr el rumor de que debajo de su máscara de bondad se escondía una   perversa y ambiciosa mujer con  sed de poder, que quería destronar a su padre…Rumores que llegaron a oídos del rey quien se puso muy triste y decidió arreglar las cosas con su hija. Pero por más que la buscó por todo el palacio y alrededores no pudo encontrarla; ya que Yannok el mago con engaños y  para evitar el encuentro con su padre la había recluido  en una de las celdas más perdidas del sótano de palacio…Su padre se cansó de buscarla por todas partes  sin resultado pero se negaba a creer la historia del malvado Yannok…
Así fue como Rosita privada de su libertad y confinada entre las cuatro paredes de una mísera mazmorra, veía triste pasar sus días y para colmo de males recibía todos los días la visita  de Yannok, quien la asediaba con sus venenosas palabras:
-Cásate conmigo y todo esto terminará y juntos gobernaremos-  Le decía.
Pero Rosita asqueada por tan vergonzosa propuesta se negaba rotundamente a escucharle.
Y así sus días siguieron transcurriendo en aquella oscura y fría celda donde no llegaba casi la luz ni el sonido de una voz humana;  solo unos ratoncitos la acompañaban en su encierro y le daban un poco de calor, cuando cansada se echaba a dormir en las frías baldosas y sentía sus cuerpecitos tibios junto a ella. En compensación Rosita compartía el poco alimento que le daban con ellos…Un día, de la nada, apareció una tímida serpiente de ojos azules y piel jaspeada…Rosita, temerosa de que se comiera a sus amiguitos los ratoncitos, empezó a compartir  con ella también  su ración de comida …. El tiempo siguió pasando lento y tortuoso …Y un día Rosita se despertó luego de su pesado sueño y en medio de la oscuridad y vio un débil rayo de luz que iluminaba una bellísima rosa roja…Sorprendida, trató de cogerla y estiró sus brazos a través de los barrotes.
Finalmente y luego de un buen rato de esfuerzo logró alcanzarla y lloró al volver a aspirar su delicioso perfume...Fue así como una de sus lágrimas cayó sobre la serpiente y sin saber cómo, esta se transformó en una hermosa mujer de ojos azules, quien la tomo de las manos y le dijo:
-Levántate niña y al instante Rosita se vio trasportada al bello jardín de rosas rojas del castillo…
El malvado Yannok al ver que la princesita había sido capaz de salir de su encierro utilizando una magia más poderosa que la suya, se asustó y desapareció del reino para siempre....

Ilustración de mi autoría 

domingo, 6 de marzo de 2016

En boca cerrada,,,,



A Pierrot le gustaba sentarse en la puerta de su casa y parlotear durante horas con los vecinos......En realidad siempre había sido bastante chismoso, pero como comprenderán ahora que estaba viejo y solo, lo era aún más...Así fue, como esa mañana, puso su silla en el sardinel y se dispuso a conversar con cuanta persona pasara por allí. Y la verdad es que era una hora bastante propicia para tales menesteres, ya que a esa hora, muchas mujeres pasaban aburridas rumbo al mercado y una buena charla les caía a pelo...Así fue que  conversando se le pasaron las horas a nuestro buen amigo, pero también  la lengua, porque empezó a hablar de su hija Rosita, que vivía en el pueblo vecino y que había heredado todo el dinero de su difunto hermano....Sí pues, su hermano, un hombre muy trabajador y dedicado, le había dejado todo su dinero ...Que por cierto no era poco -Y a mí ni un centavo me dejó el muy maldito - concluyó Pierrot acalorado...Lo que no contó Pierrot era que su hija lo había cuidado durante años con devoción y cariño mientras él apenas si lo visitaba en algunas festividades y solo por compromiso... No lejos de allí dos ladrones, bien instalados entre los arbustos, lo escuchaban atentamente.
Y esa misma noche, mientras Pierrot dormía plácidamente en su cama; los ladrones se aparecieron en su cuarto y lo obligaron a vestirse y acompañarles...-Ahora vienes con nosotros viejo chismoso - le dijeron y lo llevaron a rastras con ellos a través del bosque hasta el pueblo vecino. .
Ya amanecía cuando llegaron a su destino y tomaron una habitación en una fonda de mala muerte,  refugio de parias y delincuentes…. Ya instalados en su habitación, los ladrones se enfrascaron en una acalorada discusión sobre cómo llevar a cabo sus planes, hasta que finalmente decidieron cortarle un dedo al anciano y llevárselo a su hija, para que les pagara  un rescate por el viejo…Luego de cortarle el dedo  al pobre Pierrot  lo  envolvieron  en una tela basta y se dirigieron a la residencia de la susodicha hija...En la puerta un empleado les recibió el paquete y los invitó a esperar la respuesta... Luego de un rato interminable de espera el empleado regresó con la noticia de  que la señorita no les creía nada;  que eran unos farsantes y mentirosos y que mejor se largaran antes que viniera la policía... Furiosos los ladrones regresaron a la fonda y se pusieron a discutir sobre la nueva táctica a seguir; para sacarle plata a la hija, mientras Pierrot yacía en un rincón todo adolorido y maltrecho… Por fin los ladrones decidieron ser más drásticos y cortarle una mano…Y así fue que con la mano ensangrentada y metida en una bolsa de yute, se pusieron de nuevo en camino hacia la casa de la hija…Pero esta vez recibieron la misma respuesta – Puede ser la mano de cualquiera- Así que vayan con su cuento a otro lado- y diciendo esto el empleado les soltó a los perros que les dieron un buen susto…
Pasaron varios días y una tarde le llegó a la hija un nuevo paquete, pero esta vez contenía la cabeza de su padre…Ante tal espectáculo la mujer enmudeció y nunca, hasta el día de hoy volvió a recuperar el habla…
Y bien amigos, para concluir les digo que si Pierrot no hubiera hablado tanto, nada de esto  hubiera pasado....Ya  bien dice el dicho: en boca cerrada no entran moscas…


Ilustración: Philip Gurrey

domingo, 28 de febrero de 2016

La trampa..




Jeremías la odiaba.... La odiaba porque no había podido someterla a sus caprichos y vejaciones...La odiaba porque era bella, inteligente y sobre todo porque seguía viviendo tan campante a pesar de todos sus esfuerzos por destruirla...Pero esta vez no podría escapar de él...Para eso se había mudado cerca de ella...Había comprado una cabañita en el bosque vecino al pueblo y había estudiado durante meses todas sus idas y venidas...Sabía por dónde pasaba cada mañana y porque camino; volvía cada tarde..Solo de esperarla y zas abrir las trampas que había dispuesto solo para ella...Pero debía estar atento...Esperarla en el sitio correcto y a la hora correcta... Por eso en los últimos días ya casi ni comía ni dormía esperándola; revisando de nuevo sus trampas, acechándola por los rincones, espiando el movimiento del bosque, tratando de sentirla venir por alguna parte...Pero nada... Pareciera que se la había tragado la tierra...Estaría acaso enferma o peor aún muerta y entonces ya no podría gozar del espectáculo de su agonía...Con ese temor en mente llamó a un conocido suyo en el pueblo y le pidió información sobre ella; pero este le informó que la susodicha estaba vivita y coleando, paseándose alegremente por el pueblo...Entonces por qué no pasaba por el bosque para ir a trabajar…Se preguntaba una y mil veces Jeremías.....Acaso estaría de vacaciones.... Miles de conjeturas seguían dándole vueltas en la cabeza hasta enloquecerlo... Así pasó el tiempo y ya hacían varios día que no pisaba la cabaña y ya casi parecía un pordiosero; con la ropa sucia y sudorosa y hasta las tripas empezaron a chillarle de hambre...Fue entonces que decidió tomarse un descanso...Para esto dejó las trampas dispuestas por si pasaba la maldita mujer en su ausencia....Así fue como se puso en marcha y caminó, casi se arrastró hacia su refugio y cuando al fin llegó, estaba ya al límite de sus fuerzas...El corazón le latía aceleradamente y un punzante dolor en el pecho lo torturaba...Con dificultad se sirvió un vaso de agua y entonces recordó que con tanto ajetreo había olvidado de tomar sus pastillas para el corazón...Desesperado las buscó en sus bolsillos y al ver que no las tenía revisó toda la casa, hasta agotar lo poco de fuerzas que le quedaba, pero nada...Seguro las había perdido en el bosque -pensó- antes de caer de bruces en el piso...Tan ocupado como estaba con su venganza se había olvidado de si mismo y peor aún de su precaria salud..
Y así fue como en medio de sus vómitos y espasmos vio como la muerte venía risueña a llevárselo...
Al día siguiente alguien dio la voz que el caminó que pasaba por el bosque estaba lleno de trampas y las autoridades limpiaron el lugar…En cuanto a nuestro fatídico personaje quedó olvidado y enterrado para siempre en medio del bosque......



Ilustración: Otto Dix

lunes, 22 de febrero de 2016

El mil caras



 Gargantua se miró al espejo y vió su viejo y fofo cuerpo reflejado en él. De pronto sintió una punzada en el corazón y con rabia pensó que ahora ninguna mujer querría mirarlo y  menos si sabían  lo poco hombre que era maltratando y acosando a cuanta mujer se le resistíera. Y una sonrisa malevola se le dibujó en el rostro al recordar que desde que había  descubierto el internet podía cambiar de fachada cuantas veces se le antojara; volverse un apuesto galán, un caballero andante y hasta un play boy consumado.
Orgulloso se sentó en su sofá de cuero, desparramando sus carnes y pensando en aquella mujer que lo despreciaba y a la que no podía engañar con sus mil caras; pero al fin la había vencido al sacarla del blog. Sí había tejido finamente su telaraña moviéndo todas sus influencias y artilugios hasta acorralarla y hacerla irse derrotada.
Se acercó al bar y se sirvió una copa llena de vino para celebrar su triunfo...A votre santé ma chérie...brindó y bebió goloso hasta la última gota del rojo brebaje.
Bueno ya es hora de ponerse en camino se dijo; pero antes debía pasar donde Adelaida su única adoración. Su hijita querida. Lástima que le fuera tan mal en su matrimonio..Aquel patán que tenía por marido no la hacía feliz, pero en fin ya se encargaría él de arreglar esa situación...
Subió a su auto e hizo el camino lleno de euforía por haber fastidiado a aquella mujercita y seguro de su poder...
La noche fue llegando poco a poco y al salir del bullicio de la ciudad, el camino se hizo más oscuro y silencioso...Un fastidio empezó a perturbarlo y conforme se acercaba a la casa de Adelaida, se sentía mäs y más inquieto. Al fin aliviado, llegó a su destino y presuroso bajó del auto y  fue a tocar el timbre de la casa, pero cual no fue su sorpresa al encontrarla abierta...Preocupado empujó la puerta y  vió un espectáculo que le heló la sangre en las venas. Su adorada Adelaida, su hija adorada yacía con los ojos abiertos en medio de un charco de sangre...Y esta vez sin atinar a hacer nada se quedó alli inmòvil  sintiendo que gruesas lágrimas bañaban su rostro y que sus mil caras se fundían en una sola;  la derrota y la desesperanza...
Y bien ya dice el dicho;  quien a hierro mata a hierro muere..

Ilustración: Gustave Doré.





viernes, 5 de febrero de 2016

La Señal




Abrí la puerta y el sol me dio de lleno en la cara....Me ardieron los ojos de tanta luz y el bullicio de la calle me abrumó. Con un gesto de fastidio me puse las gafas oscuras y me interné en esas calles atestadas de gente....
Hacía tiempo que no salía de mi madriguera y demasiado acostumbrada a mi escondrijo me sentía extraña entre tanto ajetreo, pero el contacto con el aire fresco de la tarde y los viejos olores de la calle me devolvieron un poco la tranquilidad....Caminé sin prisas, sin rumbo, solo llevada por el placer de sentirme libre y escuchar el murmullo lejano del mar. Fue entonces que como llevada por un sortilegio me dirigí hacía ese mar que me llamaba con su loca melodía... Pasé por un puente y crucé al otro lado de la ciudad....Allí las calles estaban menos concurridas y se podía escuchar mejor el sonido de las olas chocar con el rompeolas y el aletear de las gaviotas....
Sabía que era tiempo de partir.. De alejarme de aquel lugar y volar lejos, como las aves en busca de nuevos horizontes.... Pero una parte de mí se negaba a hacerlo; quizás por decidía, costumbre o sabe Dios por qué extrañas razones.. Razones que ni yo misma comprendía;  pero a pesar de todo,  siempre esperaba una señal, una señal que me indicara el nuevo rumbo; pero el destino se negaba a dármela y muy por el contrario me daba nuevos incentivos para permanecer allí.. Por eso debía escapar...Alejarme abruptamente y emprender el vuelo...
Casi sin darme cuenta las horas fueron pasando y un velo violáceo cayó sobre el cielo llenándolo de mil reflejos y en medio de aquel juego de luces y sombras timidamente una pálida luna se asomó..
De pronto, en ese extásis de colores y sensaciones, sentí que la ropa se me desgarraba y entre los jirones  de tela aparecían unas voluptuosas alas.....
y fue así, como si estuviera en un sueño, que me dirigí hacia el barandal del puente y emprendí el vuelo....


Ilustración ilustracón mía sobre una foto encontrada en internet...

martes, 2 de diciembre de 2014

La fiesta

Hacía algún tiempo había contraído nupcias y ya estaba en la dulce espera, cuando uno de mis tíos nos invitó, a mi esposo y a mí, a celebrar la fiesta de Halloween. Así fue que aquella noche nos apersonamos en la casa de mi tío. Un hombre maduro pero de muy buen ver, que nos recibió muy gentilmente, y que para esta ocasión había preparado una cena para una docena de personas.
La cena estuvo muy sabrosa y muy bien acompañada de buenos y diversos vinos, de los cuales dimos buena cuenta.
Luego de la cena, pasamos a la terraza, donde se había dispuesto todo para una velada bailable. A mí, que siempre me ha encantado bailar, me divertí de lo lindo bailando con cuanto caballero me lo solicitara. El tiempo pasó volando y yo ya un poco embriagada por la música y el ajetreo y en uno de esos cambios de pareja me encontré entre los brazos de mi tío, quien empezó a hablarme de los viejos tiempos, cuando toda la familia se reunía con cualquier pretexto de celebración.
Si pues tío. -Le conteste- Pero eran otros tiempos, ahora los que no han pasado a mejor vida se han ido a vivir lejos de aquí..
-Tienes razón sobrinita - Me contesto el tío. Añadiendo- Por eso yo he optado por tener otra familia. ¿Te gustaría conocerla?
Y mientras hablabamos y casi sin darnos cuenta habíamos empezado a alejarnos del bullicio y nos aventurabamos por una parte oscura y silenciosa de la casa, Pero yo embelesada como estaba con tanto recuerdo encantador de infancia y adolescencia, me dejaba llevar sin oponer resistencia. Cuando me di cuenta estábamos en una habitación grande e iluminada por pesados candelabros y llena de extraños personajes que me saludaban con reverencias. Yo, algo sorprendida miré a mi tío, pero este ya no estaba y en su lugar habían dos mujeres ataviadas con túnicas negras y con los rostros cubiertos por máscaras, que me tomaron de las manos y me llevaron a una pequeña habitación anexa. Yo cada vez más asombrada y asustada les preguntaba qué era todo esto - ¿Es acaso parte del espectáculo de Halloween? ‘Casi les gritaba. Pero ellas no respondían nada y empezaron a desvestirme y a sumergirme en una bañera llena de agua perfumada. Sentí que la piel se me erizaba y que el pánico empezaba a apoderarse de mí y ya casi no atinaba a pronunciar palabra. entonces una de las mujeres me acercó una copa y me hizo beber de ella. Un sabor agridulce inundó mi boca y se escurrió por mi garganta. Y al instante sentí que todo mi cuerpo se relajaba y el temor daba paso a una dulce sensación de bienestar. Cuando salí de aquel recinto, franqueada por las dos mujeres enmascaradas, el miedo ya se había esfumado de mí  y caminé como en sueños hacia el baldaquín que se levantaba majestuoso delante mío. Allí vi que mi tío se me acercaba, esta vez ataviado con una larga capa de terciopelo negro, me tomaba de las manos y todos los presentes gritaban a una sola voz: Bienvenida a la familia.
Y mi tío repitió a una sola voz… Sí mi sobrina, bienvenida a la familia,  tú y tu hijo. Y rozando su boca en mi oído susurró; desde que eras una niña supe que eras la elegida y enseguida me acercó un recipiente ambarino y empezó a untar mi frente y mi vientre con una especie de aceite, de un olor tan penetrante que me hizo perder totalmente la poca lucidez que me quedaba y caer en un pozo oscuro e infinito.
Ya no recuerdo más de aquellos días ni de aquellos sucesos, sólo vienen a mí imágenes confusas, donde me veo caminando sin rumbo por calles desiertas y oyendo la voz de mi esposo llamándome y luego es otra vez el vacio y caigo en el pozo oscuro del olvido…
Fue en medio de esa oscuridad que nació mi hijo sumiendome aún más en la desesperanza  y en el caos. Sentía una especie de opresión en todo mi ser y lloraba sin cesar pensando en mi desgracia y hasta varias veces intenté escapar de esta vida miserable y del terrible destino que nos aguardaba.
 Y fue entonces, que como un milagro, nos llegó la noticia de la desaparición del tío en un devastador incendio que destruyó su casa, muriendo todos los que se encontraban esa noche en ella …Parece que el tío celebraba una de sus acostumbradas y singulares reuniones...
Pero extrañamente fue desde ese día que sentí que me alejaba de aquella oscuridad en que me había sumergido durante los últimos meses y que una nueva vida se abría ante mí: y el mundo volvía a pintarse de hermosos colores para mí y mi hijo…

Ilustración: Alfred Kubin

jueves, 7 de agosto de 2014

Todos estamos conectados

Todo empezó a principios del siglo XXI cuando la gente se entusiasmó con aquellos aparatitos portátiles que siempre llevaban consigo y que les servía para todo; hablar con familiares y amigos, capturar momentos especiales, hacer sus pagos y compras, etc.. En resumen eran prácticos, divertidos y ademas a través de la pantalla todo se veía más cool…Así con el tiempo las personas ya no pudieron vivir sin ellos. Fue por esa época que los hombres detrás de la pantalla idearon una nueva estrategia y convencieron a todo el mundo que eran menos fastidioso llevar un implante en la frente, que cargar todo el tiempo con el susodicho aparatito.
Así fue como todos empezaron a llevar un chip en la frente desde que nacían hasta que morían. Es decir más o menos a los cuarenta años, cuando se activaba la opción de auto-destrucción y las personas pasaban a mejor vida, es decir morían... Como ven el promedio de vida empezó a ser de cuarenta años, salvo en el país donde vivía el gran protector y donde las élites se daban un poco más de tiempo. Contrariamente a los continentes del sur, donde la auto-destrucción se activaba antes.
Así, desde esas épocas  la tierra empezó a ser más tranquila: sin guerras, ni hambre, ni ninguna de las antiguas lacras que hasta entonces habían asolado a la humanidad,, Claro que en  este proceso la humanidad perdió algo valiosísimo: su alma…Entonces todos empezaron a ser entes sin alma que pensaban, comían y vivian de acuerdo a las indicaciones del gran protector, que velaba por los intereses de sus millones de adeptos. Solo en el lejano oriente había un gran contrincante, pero ese es ya otro cuento...
Bueno, las historia fue que cuando nació Anita, por algún extraño descuido no le pusieron el respectivo implante... Cuando sus padres la llevaron a casa y se dieron cuenta de la negligencia en que había incurrido el hospital, en lugar de correr a dicha institución para que corregiera su gran error, empezaron a ocultarle la frente con un gracioso gorrito, que luego con los años cambiaron por un pequeño flequillo... Cuando Anita creció se dio cuenta que era diferente a los otros, tenía pensamientos, sensaciones y deseos propios; lo que la hizo aislarse de las demás personas y su único refugio fue entonces la lectura. Pero todos los textos que llegaban a ella eran aburridas y preparadas lecturas que contaban con la aprobación de la censura…Aunque alguna vez había escuchado que en tiempos lejanos, la sabiduría de la humanidad se guardaba en grandes bibliotecas y museos. Pero ya nadie se acordaba dónde estaban dichos lugares, ni que significaba la sabiduría..
Un día Anita caminaba casualmente por una callecita desierta cuando se encontró con Pedrito, un muchachito moreno y flacucho que llevaba una gorra que le tapaba toda la frente. Detalle que llamó mucho la atención de la jovencita, quien le preguntó por el sombrero, a lo que este contestó con muchas evasivas, y cuando más insistente se ponía ella, él se cerraba más en su silencio. Anita cansada de esa guerra de nervios y en un arranque de cólera levantó su flequillo y le mostró al chico su frente desnuda de implantes. El muchacho dió un grito de asombro y tomándola por la mano la llevó a través de calles y lugares casi perdidos de la ciudad, hasta un edificio viejo y abandonado. Allí buscó la entrada, bien disimulada entre una pila de viejos y retorcidos fierros.
Cuando Anita entró su corazón dió un vuelco y sus ojos se asombraron ante el espectáculo tan inusual que se les ofrecía; una verdaderfa ciudadela subterránea donde cientos de personas caminaban, hablaban y trabajaban con la frente descubierta y sin el bendito chip y lo más increíble era que todos tenían una expresión distinta en sus rostros; como si tuvieran alma.
Pedrito la miró y le dijo, en lugares como éste, porque hay otros en el mundo, comenzará la gran revolución contra la tiranía la de gran protector…

ilustración: H.R.Giger

martes, 15 de julio de 2014

El vecino de al lado




 De muy jovencita su sueño dorado había sido, retirarse algún día a una vieja buhardilla en Paris y dedicarse de lleno a la pintura...Pero claro, habían sido sueños románticos de niña. Pero cuando años después, le ofrecieron aquella misión, sintió que  realizaba un poco su sueño…Así fue como tiempo después, se vio instalada en aquel diminuto departamentito de un añejo y destartalado edificio de la Rue Saint Maur; pasando sus días entre pinceles y colores mientras vigilaba al hombrecito de al lado. Su misión era simple y sin complicaciones: anotar sus idas y venidas, tratar de escuchar sus conversaciones, seguirlo por las mañanas y pasar diariamente los informes respectivos…Como ven, era una tarea casi rutinaria y sin mayores riesgos, que le dejaba algo de tiempo libre para su verdadera pasión; la pintura…
 Fue así como una de esas noches, regresando de entregar sus informes,  se vio subiendo las escaleras hacia su cuarto, algo cansada y solo con ganas de echarse a dormir. Se sirvió un café bien caliente y se desplomó en el sofá-cama, sintiendo que el frío ya empezaba a calarle los huesos. El invierno se avecinaba y aquel pequeño calefactor portátil apenas si le entibiaba las manos. Pero pese a la falta de comodidades y a lo espartano del ambiente, ella se sentía animada y sobre todo con deseos de ponerle más ahínco a la serie de pinturas que había empezado; angostas y desoladas callecitas en  misteriosas perspectivas, solitarios cafés o melancólicos parquecitos de antaño, con sinuosos arbolitos. Pero había una pintura que la atraía especialmente. Recordaba haber hecho el boceto a la apurada una mañana que seguía al vecino y luego lo habían guardado distraídamente en el fondo de la cartera, mientras trataba de no perder de vista al hombrecito.
Pero finalmente al llegar a la Gare du Nord (Estación del Norte), el vecino se le había perdido entre el gentío. Si no hubiera perdido esos preciosos minutos dibujando lo habría  alcanzado –Pensó – mientras lo buscaba desesperadamente entre la gente. Tampoco sabía si había abordado algún tren o quizás solo la había llevado hasta allí para despistarla. Nunca lo sabría, pero lo que sí sabía era que su distracción le había costado caro y se había pasado el resto del día refunfuñando.
Pero ahora que veía el esbozo plasmado en el lienzo, se alegraba de haber hecho el apunte. Con sus colores pastosos y ese misterioso muro carcomido por el tiempo, era la viva imagen de la desolación; pero también le parecía tan real que hasta sentía el aire mañanero golpeándole las mejillas y sus piernas balanceándose para cruzar la pista. Cuando se acercó más a la única puertecita que había, le extrañó encontrarla abierta, como invitándola a pasar. Recordaba haberla visto siempre cerrada. Y de pronto una idea descabellada, le cruzó por la cabeza; quizás el vecino estaba por allí dando vueltas; así que sin pensarlo dos veces, entró y se encontró en un oscuro pasillo. Olía a humedad y sentía en sus pies el trajinar de las ratas, lo que la hizo estremecer y apurar el paso. Cuando llegó al final se encontró en un patio ruinoso y completamente vacío. No veía un alma por ninguna parte, así que decidió salir de allí:, pero cuando quiso volver al pasillo, alguien se le interpuso y con una voz gangosa la interpeló -¿Por qué me sigues?- Asustada por tal aparición, la mujer corrió desesperadamente entre los trastes viejos, sintiendo los pasos del hombre casi pisándole los talones. En una de esas, escuchó un fuerte impacto y al voltear alcanzó a ver al hombre tirado en el suelo, con los pies atrapados en una maraña de cables.
Al día siguiente ella se levantó temprano y se ubicó en el cafecito de enfrente, su sitio estratégico para vigilar las entradas y salidas del vecino. Pero las horas pasaron y él no se apareció. Agotada y malhumorada regresó a su casa y se sentó en una silla bebiendo su acostumbrada taza de café, cuando distraídamente miró la pintura del muro con la puertecita y se fijó que curiosamente esta seguía abierta y en el fondo del pasillo llegó a distinguir al vecino atrapado entre los cables y mirándola fijamente…

ilustración: Maurice Utrillo

lunes, 23 de junio de 2014

La Torre de Babel



No recordaba cuando me había mudado a aquella lejana y extraña ciudad, más  parecida a una enorme y desordenada torre de babel que a una moderna urbe...A veces entre la maraña de días y sucesos,  venía a mí la imagen el casi apacible y civilizado lugar en que solía vivir; pero al instante, el traqueteo de una excavadora o los gritos de alguien me volvían a la realidad…Fue por esos días de nostalgias que empezaron los asesinatos. Primero fue la viejecita del octavo piso; que amaneció asfixiada por un escape de gas…Un accidente dijeron, ya era muy anciana y descuidada…Luego siguió el dueño de la panadería de la esquina. Lo encontraron quemado junto a su enorme horno de pan...Un desafortunado descuido dijeron...Total el muy tacaño debía de haber contratado más `personal, en lugar de querer hacerlo todo solo dijeron los investigadores… Y finalmente vino lo de la hija del conserje, quien apareció ahogada en su propia tina...Otro desafortunado accidente sentenciaron los policías…Pero a estas alturas del panorama yo ya no pensaba lo mismo...Alguien estaba dando vueltas por el barrio y asesinando gente. Pero ¿por qué? me preguntaba...Entonces vinieron las respuestas a mi mente, como un rayo  luz entre tanta oscuridad...Veamos- pensé-  la viejecita del octavo, era una reconocida activista en contra de la deshumanización de la ciudad..El panadero, se negaba a vender su propiedad a una constructora que quería levantar un enorme mol en esa esquina…Y la hija del conserje, había hecho múltiples  denuncias a las constructoras por daños en las casas de algunos vecinos…Entonces llegué a la conclusión de que todos tenían un denominador común; su rechazo a la torre de babel..En ese punto me sentí algo aliviada, egoístamente, lo confieso, por no tener nada que ver con este asunto…Pero un momento, estoy haciendo conclusiones apresuradas,- pensé- recordando que hacía algunos años había participado en una exposición a favor de restaurar y conservar los viejos inmuebles históricos. Y aquella pintura, ya casi olvidada por mí,  aún se exhibía en la municipalidad…Fue así como a la mañana siguiente me apersoné en las oficinas de la municipalidad, con la intención de recuperar mi pintura. Pero luego de pasar por innumerables ventanillas y recabar toda la información necesaria, me di cuenta que la recuperación de mi obra me llevaría años...Así que sin pensarlo dos veces, decidí saltarme la burocracia y poner fin a esta incertidumbre…Esa misma tarde me encontre subiendo los escalones de la galería de la susodicha municipalidad y mientras daba vueltas entre cuadros y esculturas espere la hora de cierre. Cuando el momento llegó, me escondí entre dos gruesas columnas y esperé a que los guardias hicieran la primera ronda de vigilancia…Apoyada en esas frías columnas de mármol, el tiempo se me hizo siglos y un frío sudor corría por mi frente y cuando ya estaba a punto de desfallecer, los guardias finalmente apagaron todas las luces y se fueron parloteando alegremente…Entonces, sigilosa salí de mi escondite y me dirigí hacia el lugar donde estaba colgado mi cuadro, y ya estaba a un paso de llevar a cabo mi objetivo, cuando de pronto una poderosa luz hirió mis ojos y una metálica voz me interpeló -Tu eres la próxima víctima- …El alma se me fue del cuerpo y poco faltó para que cayera desmayada, pero haciendo acopio de lo último de fuerzas que me quedaba, levanté el baldecito de pintura blanca  que llevaba conmigo y lo eché encima de la obra, borrando así cualquier vestigio de mi `participación en aquel  litigio…Inmediatamente la luz se apagó y el silencio se entronó en el recinto…Con el alma aún en vilo esperé pacientemente en mi escondite a que amaneciera..
Al día siguiente leí en el periódico que un vándalo había entrado en la galería y destruido una obra de arte…Lo curioso es que no se acordaban quien era el autor de la obra, ni de que trataba la obra …
Ilustracion: Bruhegel