BIENVENIDO NAVEGANTE A ESTE LUGAR PERDIDO DE MI GALAXIA

sábado, 13 de febrero de 2021

Encuentro Nocturno-Cuento del Día de Sn. Valentin



A esa hora los pasillos del hospital estaban casi vacíos, silenciosos y casi en penumbras...Pacticamente a tientas llegué hasta el depósito de medicinas y al pulsar el interruptor de la luz, un resplandor blanquecino bañó todo el recinto...Busqué una escalera para alcanzar los productos que necesitaba y al fin pude hacerme con los frascos de las medicamentos para mi paciente...Cuando descendía los escalones, y estaba ya bajando, inesperadamente sentí unas manos cálidas trepando por mis piernas, acariciando mis pantorrillas, sorprendida quise gritar y bajar rápido, pero de repente la escalera se movió y sentí que caía al vacío...Durante una fracción de segundo el pánico se apoderó de mí, y sentí que flotaba en la nada, pero al final un par de brazos fuertes me recibieron y un beso ardoroso calló mis temores...Entonces como por arte de magia toda mi piel se erizó y ya no supe de mí...Cuando abrí de nuevo los ojos, vi la cara sudorosa de mi marido diciéndome -¡Ey mujer despierta. Despierta que no me dejas dormir con tanto barullo!! ¡que te mueves y tartamudeas entre sueños!....Lo miré aletargada y seguí pensando en aquel hombre imponente y en el sabor de sus besos....Al amanecer me levanté y aún con el recuerdo latente de esos momentos de pasión robados, y con esa sensaciones en mi piel me fui a trabajar...Y durante todo el día me mantuve bastante ocupada, aunque tratando de adivinar al personaje de mis ensueños en cada rostro que se me acercaba....Esa noche me acosté temprano con la ilusión de encontrarme de nuevo con él, pero pasaron las horas y el sueño no vino...Ya era casi la medianoche, cuando sentí que mi cuerpo se volvía más liviano y una voz ronca susurraba melodías en mis oídos...Abrí los ojos, y allí estaba él, echado junto a mí, rozando su piel desnuda con la mía, besando cada rinconcito de mi cuerpo cansado, reavivándome y haciéndome estallar de dicha en una fiesta de colores y burbujas...No pude más y me abracé fuerte a él temiendo perderlo de nuevo y acariciando ansiosa su cuerpo oloroso hasta casi perder la razón...Las horas felices pasaron volando, y el amanecer tristemente llegó de nuevo; entonces fue la voz lejana de mi esposo que me sacó de aquel delirio...Lo miré desconcertada sintiendo aún el calor de otros brazos y me levanté sin decir nada...Otra jornada de trabajo me esperaba y ese día hice lo mejor que pude mis labores...Y otra vez esa noche, vestida y desvestida con mis mejores galas y llena de ilusión y deseos busqué de nuevo a mi amante nocturno, pero las horas pasaron y no volvió a aparecer... Ya casi al amanecer sentí de nuevo que unos brazos me estrechaban y loca de alegría me rendí a ellos, solo que esta vez, eran las manos ansiosas de mi marido que recorrían mi cuerpo...Entonces me entregué resignada a aquel momento de pasión pero soñando con mi amante imaginario...

Ilustración Ray Caesar

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno !

Michi dijo...

Buenísimo!!!! La segunda parte parfavarrrrr!!!! Me
Encanto ;)